Sexshop BDSM: Tienda SadoMaso con envío 24 horas.

966 372 818 601 097 029 badbunnyspain L-V 09:00-15:00

Pinzas

Elementos 1 a 30 de un total de 72

por página

Página:
  1. 1
  2. 2
  3. 3

Elementos 1 a 30 de un total de 72

por página

Página:
  1. 1
  2. 2
  3. 3

Pinzas BDSM

Hay diferentes tipos de pinzas, como metálicas o de plástico, con vibracion, sin vibración con pesas etc. Suelen utilizarse en pezones (pinzas de pezones) y áreas próximas o labios vaginales e incluido el clítoris o escroto, testículos y pene en los hombres (pinzas genitales).
Estimula tus pezones con nuestra gran selección de pinzas.

Las pinzas son uno de los instrumentos BDSM más interesantes debido a las amplias posibilidades que ofrece su utilización en la búsqueda del placer extremo. El dolor producido por presión es un gran estimulante sexual que permite alcanzar cuotas de placer inalcanzables por otro medio, tanto en primera persona como para quien lo presencia.

Debido a su belleza estética el cuerpo se realza y adorna convirtiéndose en más excitante y deseado, complementado a la lencería e incluso ejerciendo su papel. Existen muchos tipos de pinzas algunas genéricas y otras como las pinzas genitales, con peso, vaginales o de pezón que han sido construidas para un uso específico en esas zonas con seguridad y eficacia, incluso también tijeras pinzadoras fabricadas en acero quirúrgico y recubiertas de goma, un útil de castigo que permite al amo experto obtener la presión deseada.

El complemento perfecto para las pinzas de pezones son los succionadores para los pezones

Como usar las pinzas para pezones

Jugar y torturar pezones son dos conceptos que van unidos y muy populares dentro de la escena BDSM. La mayoría de la gente que lo practica tiene al menos un juego de pinzas para pezones como parte de su maletín de juegos, así siempre tienen a mano algo para torturar un delicioso pezón.
Si eres nuevo en la materia pero te gustaría iniciarte en el nipple play (juego con pezones o tortura de pezones), no salgas corriendo a comprar pinzas, te aconsejamos que te estudies esta completa guía que te enseñará los conceptos básicos y te ayudará a escoger tu primer par de pinzas para pezones.

¿A que nos referimos cuando hablamos de jugar con los pezones o torturar pezones?

Jugar consiste en sensibilizar una zona erógena hasta el punto de ponerte los pelos de punta y los pezones erectos con una leve caricia, mientras que la tortura de pezones es cuando utilizamos esa sensibilidad para introducir elementos como pinzas, plumas, cubitos de hielo y otros artefactos inocuos para causar dolor, sufrimiento y placer, yendo un poco más allá de los límites del juego. Cuando torturamos los pezones cortamos el flujo sanguíneo, lo atrapamos con unas pinzas y después lo retiramos para que la sensibilidad del pezón sea mucho mayor. Notamos cómo fluye un torrente enorme, que es la sangre volviendo al pezón. Jugar con pinzas no solo resulta increíblemente sensitivo, también proporciona un subidón natural y otorga al sumiso una sensación increíble de sensibilidad que nunca había tenido antes.

Verás que aunque, privación y excitación son dos conceptos completamente diferentes, van cogidos de la mano cuando se trata de estimular los pezones y una caricia seguida de un pellizco te llevará a sentir el binomio placer-dolor. Así que después de esto ¿no crees que es hora de enfrentarte a lo que quieres?

La seguridad: Lo primero

¿Estáis preparados para poner en práctica vuestro juego de pinzas para pezones?. Entonces, no os dejéis llevar por la emoción, es muy importante tener en cuenta algunos conceptos sobre seguridad antes de empezar:
Principalmente las pinzas cortan la circulación, así que partiendo de éste concepto, cuando empecéis a usarlas no hay que dejarlas puestas durante un periodo de tiempo largo. Al ser la primera vez lo más probable (y que nos ocurre a todos) es que sientas dolor, incluso te lleguen a molestar o a hacer daño, sin embargo cuanto más juegues, notarás como la piel empezará a acostumbrarse a esa sensación, te familiarizarás con ella y con el tiempo incluso no será doloroso en absoluto. A diferencia de lo que se piensa, la sensación que más impresión nos da una vez puestos y pasado un tiempo, es la de retirada. Es entonces, cuando lamer, besar o masajear suavemente la zona reduce notablemente las molestias. No obstante, la sensibilidad no desaparece al instante, la zona puede continuar sensible durante varias horas o incluso un día.

Así que, tened cuidado principiantes, recomendamos que durante las primeras sesiones no se utilicen durante más de diez minutos seguido. No obstante, quizás notes que eres capaz de aguantar todo este tiempo, pero incluso los expertos más competentes en torturar pezones saben que estas herramientas de tortura no se deben de dejar puestas más de 20 minutos, ¡eso en nivel experto! Entonces, pones las pinzas, las aprietas y ¿ya?. No, es muy importante jugar con la intensidad y saber aliviar la presión a menudo, para que se restaure la circulación sanguínea, por lo tanto es muy importante observar desde cerca y atentamente los cambios tanto en el pezón como en la persona. Recuerda, la comunicación es la clave. Finalmente, presta mucha atención y observa las señales desagradables. Si el pezón se hincha demasiado o cambia de color por completo, retira las pinzas inmediatamente.

¿Que está bien y que no?

    Está bien:
  • Comprobar la circulación y como están de entumecidos con frecuencia, no queremos dejar de sentir, sino al contrario, sentir al máximo.
  • Hay que aliviar la presión cada 20 o 30 minutos, así nos aseguramos que la sangre vuelve a su sitio de forma normal.
  • Si es la primera vez, mejor utilizar las de presión regulable
  • Respetad los piercings, los puedes retirar o jugar con ellos pero cuidado al poner las pinzas.
  • Desinfecta las pinzas después de su uso si las van a compartir más de una persona.
  • Retirarlas inmediatamente si el pezón se hincha o cambia de color.
  • Ve despacio, incrementa gradualmente la intensidad y monitoriza las reacciones.
    No está bien:
  • Dejarlas puestas durante un largo periodo de tiempo. No tiene sentido, el pezón pasa de estar sensible a estar ultra dolorido hasta para ponerte un jersey. Repetimos, no dejar más de 10 minutos si se trata de la primera vez.
  • Dejar a la persona desatendida con las pinzas puestas.

¿Cómo empiezo?

Una vez hayas escogido con las que prefieres empezar, planea lo que vas a hacer antes de ponerlas, no seas la primera vez tan drástico, así que comienza frotando o pellizcando suavemente el pezón hasta que este quede erecto, de esta forma la pinza se agarrará de manera fácil. Ahora, estira hacia fuera el pezón y entonces coloca el clip detrás del pezón, en la zona de la aureola. De esta forma, puedes acceder a la parte más sensible del pezón para jugar con ella. Es muy importante retirarlas con suavidad cuando llegue el momento, y recordad que no todas las personas ni todos los días aguantaremos el mismo tiempo con ellas puestas.

Tipos de pinzas

¿Estás interesado en la tortura de pezones pero te sientes perdido en el extenso abanico?
Esta guía práctica te explica cada tipo de pinzas que existen, para qué son, sus diferentes usos, sus características y si son para personas con mayor o menor experiencia. Desde Tienda Fetichista queremos que tu sesión de juego sea la más memorable y placentera, así que hemos estado investigando hasta elaborar esta enciclopedia:

Cocodrilo/Batería

Son tan rápidas de poner como las de tender la ropa, pero tienen dientes en ambos lados de la pinza. Son como las que se usan en electrónica. Puedes encontrar algunos modelos ajustables mediante un tornillo. Sin embargo, los dientes pueden causar bastante dolor si no están recubiertos de un tejido cómodo. Por lo general suelen ir bien en pezones pequeños, con pezones grandes encontramos mayor dificultad a la hora de engancharás. Mejor dejárselas a los expertos.

Pinzas regulables

Son adecuadas para los principiantes. Conocidas como pinzas regulables, a través de un tornillo puedes controlar la presión que se ejerce con la pinza, además de evitar que se cierre por completo. Sirve relativamente como guía para saber en que punto os quedasteis la última vez, y retomar para seguir avanzando. Verás que conforme tu sumisa/o gana experiencia, la presión se puede incrementar lenta y progresivamente ya que la tolerancia al dolor es mayor.

Japonesas/Mariposa/Trebol

También se les llama mariposas japonesas o pinzas de mariposa y no están recomendadas para principiantes. La textura de las almohadillas es semi acolchada y se adhieren de forma flexible al pezón, solo se pueden ajustar cuando estiras de la cadena o de la cuerda que hay en su base, así aprietan más conforme estiras. También hay modelos que llevan una cadena que une las dos pinzas, a algunos sumisos disfrutan manteniendo la tensión de la cadena en sus dientes, así los dominantes tienen el placer de escuchar sus aullidos entrecortados, ya que no pueden vocalizar, lo que añade al juego más impacto.

Pinzas magnéticas

La mayoría cree que son decorativas, no obstante suponen un juego con un impacto serio. Consisten en dos pequeñas barras o bolas magnéticas que son muy fuertes, las cuales separas y pones a ambos lados de los pezones. Una vez puestas de forma suave, comienza ejerciendo una presión uniforme y constante y observaras como las barras no quieren separarse por el magnetismo. Muchos de estos juegos también permiten jugar con la temperatura y puedes calentarlas o enfriarlas como un delicioso aliciente que añadir al juego.

Palillos tailandeses

Su diseño te puede parecer muy simple, sin embargo, la manera en la que te harán retorcer harán que no los olvides en mucho tiempo. Su diseño es muy sencillo, dos sticks o palillos que se unen al final por una goma o aro elástico. Cuando giras ese aro, goma se tensa y se tensan los palillos. Tan simple como retorcido.
Puedes curiosear primero y después poner en un buen aprieto a tu sumiso/a. ¿No te parece que se retuerza lo suficiente?. Mueve hacia el centro las anillas, aumentando la presión y el apretón será mayor, gira y mueve, gira y mueve, en cualquier momento tu sumiso te pedirá clemencia.

Pinzas con peso

Advertimos que son para jugadores expertos. Estas pinzas con pesas incorporan un anillo lo suficientemente fuerte capaz de soportar el peso adicional. Tenemos una gran variedad de pesos y tamaños, conforme se añade más peso, más aumenta la carga y el pezón se estira más. Si no tienes experiencia, empieza por un peso pequeño y ve subiendo de nivel a la vez que aumenta tu resistencia, conseguirás estirar tus pezones un montón. Otra manera placentera y completamente diferente de jugar con las pesas es hacerlas oscilar de un lado a otro, como si se tratase de un péndulo.

Tipo Barril/giratorias

Éste tipo de pinzas son completamente ajustables, básicamente su mecanismo consiste en rotar el cuerpo de la pinza hasta encontrar la presión que más te guste. Suelen estar recubiertas con goma para mayor confort y sujección. Normalmente llevan una anilla en el extremo para poder unirlas con una cuerda o cadena de la que estirar, o añadirles peso. El mecanismo de estas pinzas ejerce una presión constante al estirar de ellas, al contrario que las japonesas, pero añade otro tipo de tensión igual de interesante.

De entrenamiento

Se trata de un auténtico dispositivo de tortura para los amantes de la inquisición española, cuyo mecanismo se basa en la presión y el estiramiento. Están fabricadas en acero inoxidables e incorporan dentro unas pinzas mariposa o tipo clover que se elevan gracias a una tuerca, quedando la base redonda rodeando el pezón y la pinza estirando fuertemente de él. Pese a lo aparatosas que puedan parecer al tratarse de mecanismo un poco medieval, su funcionamiento es sencillo: abres la pinza para colocar en el pezón, cierras y comienza a girar la tuerca para estirar la pinza. La cápsula de acero añade un peso adicional al tirón y una belleza singular.

Pinzas de prensa

Este estilo de prensa se puede utilizar en pezones de cualquier forma y tamaño y así quedan presos en un doloroso placer. Pueden disfrutarlos tanto principiantes como profesionales, ya que los tornillos permiten controlar la presión con exactitud. La forma de presentación en su mayoría consisten en dos superficies planas en la zona que aplasta el pezón, mientras que otros incluyen unos tortuosos pinchos en su interior. Algunos modelos se pueden conectar con una cadena o anillo de metal para colgar peso.

Tweezer o alargadas

Piensa en unas pequeñas pinzas como las que se usan para depilar las cejas. Se trata de dos delgados brazos de metal que se cierran cuando deslizamos la anilla de metal y de esta forma regulamos la presión aplicada al pezón. Por lo general incorporan perlas o bolas en los extremos como estimulación extra. Son ideales para aquellas personas con pezones grandes y que se estrujan los sesos buscando unas pinzas que les sirvan. También son una buena opción para los principiantes ya que según la posición en la que dejes la anilla en la sesión anterior, te permitirá comprobar tus progresos.

Cuidados básicos para después de utilizarlas

Llegada la hora de retirar las pinzas, puedes experimentar diferentes cosas: hay personas que prefieren quitárselas lentamente, mientras que otras se deleitan con el dolor tan punzante que produce una retirada repentina.
Bueno, ahora si quieres, ha llegado la hora de torturar esos pezones súper sensibles con todo lo que tengas. Incluso la sensación que produce pasar una pluma se amplifica cientos de veces. Intenta retorcerlos rápidamente, pellizcarlos, lamerlos, intenta succionarlos y contempla el exquisito y dulce dolor que provocas. Una vez que el juego ha terminado, si juegas con más de una persona, es el momento de lavar y desinfectar las pinzas. Agua caliente, jabón y limpiador de juguetes deberían ser suficientes para prevenir la transmisión de enfermedades de la piel.