Sexshop BDSM: Tienda SadoMaso con envío 24 horas.

966 372 818 601 097 029 badbunnyspain L-V 09:00-15:00

Mordazas BDSM

52 artículo(s)

por página

52 artículo(s)

por página

Indispensables en tus juegos BDSM, las mordazas(también llamadas "bocados o gag") son en si un fetiche propio, pues aunque bloquean el uso del habla no es necesario que el cuerpo esté inmovilizado para resultar ser un artículo de gran erotismo. Es el control y el castigo sobre la persona que lo lleva puesto y dependiendo del trasfondo sirve también para la humillación, también hay fetiches sobre el sonido que produce el portador al querer hablar o el exceso de salivación.

Al usar una mordaza el/la susmiso/a deberá de tener completamente libre la nariz para no interrumpir la respiración, del mismos modo se deberá de estar atento a posibles ataques de alergias, asma o resfriados.
Del mismo modo al interrumpir el habla es preciso tomar conciencia sobre la palabra de seguridad, esta puede ser sustituida por algún signo hecho por la mano o simplemente que sujete algún objeto y soltarlo para indicar el cese de actividades. Nunca se debe de dejar al portador solo sin observación y privado totalmente de la libertad de sus movimientos.

¿Confuso? ¿No entiendes porque se habla tan bien de las mordazas? ¿Tienes ganas de hablar sobre ello? Pues no es el momento, así que es hora de ponerte una mordaza y que nos escuches hasta quedar maravillado con ellas.

Las sensaciones: Si la energía no sale por la boca tendrás que salir por otro sitio

A veces tanto grito te descentra un poco. ¿Agradecerías que tu sumis@ estuviera un poco más callad@? Más que nada para concentrarte un poco y planear más perrerías.
Una vez se hace el silencio, toda la energía que se escapa al hablar busca otra forma de liberarse, haciendo que el orgamo sea tremendo. Además, ambos sabemos cómo te gusta llenar esa boquita con alguna cosa consistente… No malgastes fuerza por la boca, guárdala para correrte como nunca!

Intercambio emocional. Créenos, vais a conectar a otro nivel emocional

Al no mediar palabras, solo el lenguaje no verbal, estarás más concentrado y atento a las señales de tu compañer@: pequeños ruiditos, vello erizado, ojos como platos, saliva cayendo por su mentón, mejores señales de que la cosa va viento en popa.
Cuando te conectas con otra persona, lo último que querrás es darle al botón de stop. La persona que lleva la mordaza está bajo un control completo de su compañero, y este intercambio de poder fortalecerá la relación.

Enjoy the silence

Es un error común pensar que con una mordaza se eliminan completamente los sonidos, pero no es así. Te darás cuenta de que la mordaza amortigua los gemidos e impide hablar a quien la lleva puesta, pero esos mínimos sonidos os pondrán a cien Dará un giro increíble al juego, creará un ambiente de tensión, excitación y hará que te centres en su respiración entrecortada y esos ojos como platos que se te clavan. Sé mal@, aprovéchate de tu compañer@, seguro que no pone quejas. Suena bien ¿eh?

Juego de roles

Esperamos que esta lectura te esté gustando y tengas ganas de ponerte a la faena. Una mordaza es el accesorio perfecto para aquellos que disfrutan de un pequeño cambio de roles, ¿se te antoja tener una mascotita, ser un médico pervertido? o ¿simplemente quieres recrearte dando un castigo? Todo el mundo disfruta jugando con una enfermera traviesa, un prisionero, ¿porque no actúas como si fueses una damisela en apuros? Da rienda suelta a tu imaginación ¡Querrás estar amordazado mucho más tiempo!

El sexo también entra por los ojos

Mira esos suculentos labios rodeando la mordaza y disfruta de las vistas! Es posible que todavía no lo sepas pero en cuanto le pongas la mordaza a tu esclav@, comprenderás que no hay vuelta atrás. La apariencia de frágil e indefens@ os pondrá cachondos… y mucho. Ambos vais a babear literalmente anticipando lo que está por venir. Olvida la “mirada de enamorado u ojitos de cordero”, de ahora en adelante preferirás la “mirada del esclavo”.

Menos hablar y más "jugar"

A veces somos como niños queriendo probar cosas nuevas, reconozcámoslo. Hazte a la idea de que una buena mordaza será tan cómoda como tu chupete. Si estáis empezando a hacer vuestros primeros pinitos en el bondage, es importante que estéis relajados, el silencio hará que la tensión de los momentos previos se convierta en, que la imaginación se dispare, el cuerpo se relaje y os dejéis llevar. No esperes más, vamos.

Recuerda que una mordaza no es tortura pura y dura hecha para los kinkys de nivel profesional. Se usa mucho en BDSM, pero os hará un gran papel tanto si estáis empezando en este mundillo como si ya lleváis tiempo. Además, no solo se encasilla en la escena kinky, podéis incluirlas como un aliciente light en vuestro juego de cama habitual, igual hasta vuestros vecinos os lo agradecen.